6 maneras para simular tomar el sol

Hay un secreto que todos guardamos en la playa… y lo sabes. Si hombre si, hablo de ese secretillo que tenemos cuando tomamos el sol… Veeeenga no te hagas el tonto, y vamos a decirlo en voz alta: tomar el sol en la playa, no es solo tomar el sol.

Porque si tomar el sol en la playa fuera solo “tomar el sol en la playa”, no meteríamos tripa cuando nos tumbamos boca arriba; no sacaríamos pecho o pechos cuando estamos de pie “despreocupadamente”  en la orillita; no nos compraríamos esas gafas de sol tan molonas y que casualmente hacen que podamos mirar a cualquier lado sin que se sepa dónde estamos mirando exactamente;…

Es por eso por lo que hoy queríamos recoger en este artículo las “6 posturas para disimular que quieres tomar el sol, cuando realmente buscas otra cosa”. Porque al final todos nos conocemos… así que es mejor que vayamos creando un lenguaje común, ¿no crees?

 

1. Postura 1: “Sí, así estoy de buen@ que flipas”

pecho peludo playero 1

¿A que en cuerpos tumbados boca arriba no ves una sola tripa que sobresalga de las costillas? Espera que se incorporen de manera despistada y se pongan a buscar el móvil en la bolsa; ahí es cuando se nos ve el plumero…

2. Postura 2: “To’ el sol pa’ mi… y lo que no es el sol también”

mirada traviesa 2

Cuando ya has terminado de mostrar lo buen@ que estás, decides dar un pasito más para que se acerque tu próxima conquista. Te acercas a la orilla. De pie. Sacando pecho o pechos. Metiendo (otra vez) tripa. La cara totalmente sacada afuera del cuello, como E.T. (no vaya a ser que el sol no te vea…). Piernas abiertas y, súper importante, los brazos en jarras… sólo te falta el Mantón de Manila pa’ marcarte un chotis.

3. Postura 3: Benchmarking o “vaya pedazo de pivón!!”

ojazos 3

Tumbad@ pero esta vez, con los codos apoyados en la arena, alzando ligeramente la parte alta de la espalda, los hombros, el cuello, la cabeza… Tu ni quieres tomar el sol ni ná de ná!!. Tu lo que quieres es mirar al pedazo de pivón que tienes enfrente…!!! que te importa a ti si te pones como un tomate Cherry…!?! Eso sí…recuerda la máxima… la tripa pa dentro… eso es innegociable.

4. Postura 4: La Maja Desnuda

amor playero 4

Es una postura un tanto ridícula y en la que es verdad que cuesta mucho, pero mucho mucho, mantener metida la tripa. Pero todo sea por poder otear al horizonte con un mínimo de discreción. Gafas de sol oscuras, y un libro de atrezo a la altura de la nuez. Claro que lo de que se te acabe entumeciendo el brazo hace que vuelvas rápidamente a la postura 3.

5. Postura 5: El escaparate

postureo playero 5

Que nadie se me acerca a la toalla… ¡tranqui! ya voy yo a la orilla. Es entonces cuando crees que estas en Nueva York y tú eres un escaparate de lujo de la Quinta Avenida. Eso sí, nos ponemos muy cerquita del agua, pero sin que nos roce… pegaditos a ella, pero sin que nos roce… pero pegaditos, pero…. ¡¡mierda!!!  ¡¡joder con la puta ola!!! A tomar viento tu plan maestro.

6. Postura 6: Morenear las ingles o “a tomar por culo la sutileza”

morenear la playa 6

El top de los top del postureo. Culo en la toalla, codos atrás, cabeza mirando al cielo como si hubieras marcado un gol, y piernas semiflexionadas y algo espatarradas, dejando cada vez menos espacio a la imaginación. Aquí además tenemos la variante para chicos, en la que pones duro el abdomen para que se note ese abdominal que tanto te ha conseguido sacar, y la variante para chicas, en la que haces un escorzo para sacar el máximo pecho posible y que parezca que los barcos tienen un sitio nuevo donde atracar. ¡Donde ha quedado la sutileza!

¡No te hagas ahora el sorprendido! ¡Comparte con nosotros tus mejores “trucos” de disimule playero!