75 Kilómetros de playas… para una lucha terrible

A los que formamos parte de Playea nos gustan las playas. Si nos has seguido hasta aquí habrás podido comprobarlo. Las playas son lugares que nos inspiran, donde refrescamos nuestra mente y nuestro cuerpo…

Pero hay playas en los que, en algún momento de su historia, se han vivido terribles acontecimientos. Hoy, 6 de junio del año 2014, se celebra el 70 aniversario de unos de los episodios bélicos más duros de la historia, por el número de combatientes y, quizás, por lo que todos nos jugamos en aquel momento. Nos referimos, ya lo sabes, al Desembarco de Normandía.

Seconde-guerre-mondiale-debarquement-LCVP-6juin1944Las playas de Normandía son playas donde no hay demasiadas rocas, playas arenosas que con la marea baja dejan una enorme superficie lisa. Esa fue la costa elegida por el bando aliado, comandada por el General Eisenhower. Las condiciones de la zona exigían al bando aliado utilizar toda la fuerza de sus barcos y aviones para bombardear la defensa alemana, y así se hizo. Se dividió el litoral de Normandía en cinco playas con nombre clave, que desde el oeste hacia el este se denominaron UtahOmahaGoldJuno y Sword.

Una de las claves fue el engaño sobre el lugar donde se produciría el desembarco. Por un lado, es muy conocida la labor del doble agente español Joan Pujol, de nombre clave “Garbo” para los ingleses. Fue tal su capacidad de persuasión que consiguió hacer creer al alto mando alemán que la operación de Normandía era un señuelo para que los alemanes descuidaran Calais, donde les hizo creer que se produciría el verdadero desembarco. La aviación aliada también colaboró con una lluvia de papel de aluminio al este de donde se iba a producir el verdadero desembarco, engañando a los radares alemanes. 1944_NormandyLSTTanto es así que Hitler trataba aún de convencer a sus generales en julio de que todo era un simulacro para atraerles, cuando el desembarco de Normandía había conseguido sus objetivos.

 

Un ejército de 3.500.000 de soldados aliados hizo el resto para convertir este episodio en uno de los mayores y más terribles combates de la historia, muchas veces recreado en el cine y, en días como hoy, explicado una y mil veces por todos los medios. Murieron 68.000 soldados aliados y 150.000 alemanes. Entre los aliados, estadounidenses, británicos, canadienses, polacos, belgas, holandeses… y también españoles. Fue un factor adicional para decantar el final de la guerra.

Dia DHoy recordamos aquel día en aquellas playas. La pregunta es: ¿cómo sería el mundo hoy si el resultado hubiera sido otro? ¿Qué nos queda del Día “D”?