Porque una playa sin sus personajes de playa no es lo mismo

Todos hemos coincidido con ellos. Es más: seguro que todos conocemos a alguno, o nos convertimos en muchas ocasiones en alguno de los personajes de playa clásicos.

Realmente, son personajes que en algún momento de nuestra vida decidimos interpretar. A veces consciente o a veces inconscientemente, pero de lo que si estamos seguros, es de que según los leáis diréis “yo no soy ninguno de esos, ¡pero siempre veo alguno!”

Así que saca el boli, y te proponemos que apuntes al lado de cada uno, el nombre de la persona en la que estas pensando, porque aquí os dejamos con los 8 personajes que toda playa debe tener.
Y es que si ellos faltaran, nuestras playas no serían nuestras playas…

1. El toallero invasivo

De a poquitos, notas cómo el espacio vital que tu toalla necesita para sobrevivir y que, pulcramente has conservado durante veinte largos minutos, va siendo literalmente devorado por el pico de una toalla ajena, por una chancla, un cubito y un pie. Tomas conciencia del poco respeto que el mundo tiene hacia tu persona y sobre todo, de tu invisibilidad. ¿Luchas por tu territorio contraatacando al invasor o decides aprovechar tu condición de invisible…?

2. El chulinasio

El chulito de gimnasio –chico/chica- cuya petulancia no conoce límites. Ese al que ni tan siquiera le gusta la playa pero es tanto su afán por lucirse que traga con lo que sea… Vientre plano, músculos desconocidos, pechos perfectos… ¿a qué te dan muchísimas ganas de mojarle y echarle toda la arena posible…??? vale… es envidia.

3. El jubilad@ de las 8h

Eso es primera línea de playa y no lo que te han alquilado a ti… Ese abuelo/a enviado como emisario playero a eso de las 8 de la mañana para pillar vistas….!! Y tanto que pilla vistas!! que el jodío se hace fuerte y no le mueve ni una devastación de medusas terráquea. Es uno de los más clásicos personajes de playa.

4. El caza cangrejos

Es un hábito que vemos como más habitual entre los chicos no? No sabemos por qué, pero en cuanto hay una roca en la orilla, ves un tipo con un cazamariposas intentando localizar cangrejos, mejillones, medusas… El motivo aún está por descubrir porque la verdad es que son bichitos que, de existir en ese momento concreto y en esa roca concreta, no se meten con nadie….
5. El buscador de conchas y piedrecitas
“C.S.I. Las Piedras”. Se le va la vida en localizar esa piedrecita de colores y texturas cuya rareza le haga famoso en las redes sociales. O esa concha que nadie haya visto jamás!! Pues para qué le vas a quitar la ilusión no? aunque siempre sean las mismas conchas y piedrecitas… si le hace feliz…

6. El tirador de “a la rana” y el del “a ver a dónde llego”

Aquí no hay duda que la testosterona suele ser la tónica de este personaje, y por eso suelen representarlo hombres la mayoría de las veces. De hecho, suele coincidir con el buscador de piedrecitas. Busca, busca, busca y tira, tira, tira… Y así pasa el hombre la mañana…

7. Los paleros buscadores del récord

Toc, toc, toc, toc, toc… joder!! Toc, toc, toc, toc, toc… joder!! Toc, toc, toc, toc, toc… joder!! … y les cuesta aburrirse eeeehhh!!! que piensas “a ver si mandan la pelotita al carguero que se ve allí a lo lejos”

9. El chiringuitero

A este personaje no le gusta el agua; ni la arena; ni el sol; ni la suegra; ni sus propios hijos… ni tan siquiera quería venir a la playa!! ya que está aquí: mojito va, mojito viene… pues no se está tan mal no??

10. La señora que sacude la toalla

Es tan imprescindible en cualquier playa que si algún año no la ves, llamas al Ayuntamiento para que te traiga una. Se ha hecho necesaria, esencial para el panorama playero. A tu izquierda o a tu derecha; en la parte de la orilla o en la parte más alta de la playa pero siempre la encuentras ahí. Dándolo todo para que su toalla quede como el día que la compró.

11. El que se agacha buscando el bronceador

Este personaje, representado por un señor o una señora indistintamente, es tan imprescindible en nuestras playas como la sacudidora de toalla o incluso a veces, coincidiendo en ella. Este personaje tan entrado en años como en carnes que olvida, no sólo el pudor, sino el hecho de que el bañador es una prenda reducida que con el estiramiento del agachado, deja al descubierto zonas poco aconsejables para la vista ajena…

¿Nos cuentas los habituales personajes de tu playa?