Playear no necesariamente significa tumbarse debajo de una sombrilla, con la nevera llena de cervezas al lado y tostarse al sol, vuelta y vuelta.

Los hay que cuando playean les gusta hacer deporte, los hay que aprovechan para leer y los hay para los que la playa es su lugar para la creación artística.

760148-making-waves-deb-morrisHoy os traemos a una fotógrafa australiana, Deb Morris, que se ha especializado en hacer fotos de olas minúsculas, de no más de un palmo de altura.  No es solo que la escala, al no tener un punto de referencia, te haga creer que las olas pueden ser enormes, es que Morris capta la infinita belleza de ese “caos en orden” que es una ola, por pequeña que sea.

La técnica fotográfica que usa es su secreto más preciado, le llevó 6 meses de ensayos y errores hasta que logró lo que buscaba, congelar las micro olas para que podamos deleitarnos admirando todos los detalles que se nos escapan a ojo desnudo.

Aunque no sabemos a ciencia cierta cómo las hace, si os podemos adelantar que se trata de una conjunción de altísima velocidad de obturación, meter la cámara en la ola (ella lo hace sin ninguna protección, pero quizá no sea lo ideal para empezar), disparar y sacarla de allí antes de que la ola rompa sobre nuestra preciada cámara.

Como en casi todo tipo de fotografía la selección de la hora del día es crucial, y, aunque eso varía en cada playa, lo normal es que a primerísima hora de la mañana la luz sea mejor,el mar esté más calmado y por tanto las micro olas tengan una apariencia más cristalina.

Desde Playea os animamos a probarlo, ¡es muy divertido! Y por supuesto luego haznos llegar los resultados o súbelos directamente a playea.es.

[wooslider slider_type=”attachments” limit=”10″]

Más información: Web de Deb Morris