Cada vez más banderas y distintivos ondean en nuestras playas: ¿sabes qué significan?

 

Hace dos semanas finalizó el XVI Congreso Ecoplayas 2014. El objetivo de este congreso (que viene realizándose desde 1985, en años discontinuos inicialmente), es, como dicen en su web, “ofrecer una visión técnica global de todos los aspectos relacionados con el mundo de las playas, tratando temas específicos como los arenales, calidad de las aguas, equipamientos y servicios de playa, certificaciones especializadas, normalización y accesibilidad, control de la erosión,…”.

Además, paralelamente al Congreso, se realiza una exposición con todos los productos y servicios que se pueden ofrecer en el mundo de la playa; desde la maquinaria de limpieza hasta el último de los elementos que podemos encontrarnos en un arenal.

Pero la verdadera importancia de congresos de este tipo es reflejar que nuestros mares, la calidad de nuestras playas, tienen una influencia directa en los ingresos que nuestras costas son capaces de generar por parte de los visitantes que, cada vez más, son exigentes con conceptos como la calidad de las aguas, la calidad del medio y cada vez son más sensibles a la sostenibilidad de los recursos e infraestructuras que somos capaces de ofrecerles. Como muestra, las cifras del PIB que algunas CCAA son capaces de generar entorno a sus playas. ascendiendo hasta el 48 y el 31,5% en el caso de las Islas Baleares y el 30 y 36% para las Islas Canarias.

Así, se realizaron demostraciones en las playas de distintas máquinas, varias charlas y conferencias y, por supuesto, la entrega final del distintivo que da nombre al Congreso y que va cobrando cada vez más importancia: el sello y la bandera “Ecoplaya”.

Son cada vez más y más importantes los distintivos, a través de banderas, que permiten señalar la idoneidad o no de una playa y cada vez los usuarios, playeros y playeras de todo el mundo, toman estos referentes a la hora de elegir su playa. Frente a los más conocidos, como la “Bandera Azul”, que otorga la Fundación Europea de Educación Ambiental (570 playas obtuvieron en España este distintivo en 2014), y que es considerada el referente y la fruta más jugosa de entre las banderas playeras, aparecen otros identificadores y distintivos que pretenden dar su visión sobre la idoneidad de una playa.

La “Bandera Ecoplaya” es el distintivo con el que la Asociación ATEGRUS (Asociación Técnica para la Gestión de Residuos y Medio Ambiente), que engloba organismos públicos (ayuntamientos, cabildos, diputaciones,…) y privados, quieren mostrar su preocupación con la gestión de los residuos que se producen en la playa así como premiar equipamiento y mantenimiento sostenible de las playas.

Como dicen ellos, “los factores que se premian son criterios concretos y fáciles de documentar, demostrar, y evaluar, siempre desde el punto de vista de la ingeniería y la sostenibilidad de playas, y no bajo criterios turísticos”.

En esta última edición, fueron 89 las playas que han recibido este reconocimiento.

Más conocida es la “Bandera Q”, de calidad, que otorga el Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE). Se diferencia del resto en que sus normas están enfocadas especialmente al sector turístico y se ajustan de manera específica a las necesidades del usuario final, del playero. La Q de Calidad no sólo significa que la playa en cuestión cumple con los requisitos de calidad exigidos: acredita que sus instalaciones y servicios buscan en todo momento la mejora continua y la satisfacción del turista. La educación ambiental, los servicios de ocio, la ruptura de barreras arquitectónicas o la atención a personas con discapacidad son algunos de los aspectos que se valoran.

Una vez que una playa ha conseguido el distintivo “Q de calidad”, deberá pasar una auditoría anualmente para renovar las condiciones que le llevaron a obtenerla. En España, son 170 las playas con esta bandera.

Así pues, empresas y organismos públicos buscan diferenciarse: ¿bandera azul, bandera Q, Ecoplaya….? .

Finalmente, seremos los playeros y playeras los que, con nuestros gustos, decidamos con qué identificador o identificadores nos sentimos más cómodos, o qué criterios son los que hacen que nos decantemos por una playa. Nosotros estamos para ayudarte a encontrarla.