El bronceado y ponerse moreno es una de las tantas ventajas que tiene el verano para los seguidores de Playea. Tomar el sol y ponerse moreno es un ejercicio duro que debe llevarse a cabo poco a poco, porque Roma no se conquistó en un día. Recuerda que hay que exponerse al sol con precaución y no ser tacaños con la protección solar.
A continuación desde Playea os proponemos unos consejos para que el bronceado se prolongue el máximo tiempo posible una vez finalizada la temporada de ponerse moreno. Y como dicen que somos lo que comemos, la mayoría de consejos se basan en la alimentación.

Zanahoria
Es el elixir, ese remedio maravilloso por antonomasia para mantener el bronceado durante un largo tiempo. La zanahora, en todas sus variables, es el alimento que todo el mundo recomienda para conservar el tono de piel veraniego. Desde tomada como alimento hasta licuada y aplicada como una crema en rostro y cuerpo.
carrots-673184_1920Consumir zanahorias regularmente hará que la piel parezca más natural y saludable. Su alto contenido en provitamina A (betacaroteno) es beneficioso, se trata de un nutriente que al llegar al intestino se transforma en vitamina A y posteriormente pasa al hígado almacenándose en forma de retinol, muy importante en la pigmentación de la piel porque activa la melanina. Además reduce las manchas y protege contra los efectos nocivos del sol. Eso sí, no abuses de su consumo si no quieres padecer carotenemia, una alteración de la pigmentación de la piel producida por un exceso de betacarotenos en el organismo, es decir, un color anaranjado de la piel.
Y recuerda que hablamos de zanahoras naturales, las ‘carrot cake’ no cuentan.

Tomate
El tomate también tiene un alto contenido en betacarotenos, entre ellos el licopeno, un componente que posee, además, un gran número de propiedades anticancerígenas. Un estudio realizado en el año 2009 por la Universidad de Medicina Charite (Berlín) descubrió que los niveles altos de concentración de licopeno en la piel está relacionado con los niveles más bajos de la rugosidad de la piel, además tiene un efecto fotoprotector contra los rayos UV.

Cítricos, kiwis y papaya
El limón, la naranja, el pomelo son cítricos con abundante vitamina C y E, al igual que el kiwi y también la papaya. Las vitaminas que aportan estos alimentos son un potente antioxidante que estimula la formación de colágeno en la piel, y le otorga una mayor elasticidad y mayor resistencia, fundamental al tomar el sol.

comida-para-la-playa-frutasOtras frutas y verduras
Además de en las zanahorias, el betacaroteno también está presente en otras verduras y hortalizas como tomate, calabaza, espinacas, brócoli, acelgas, melocotón y perejil. Un estudio de la Universidad de Nottingham del año 2011 revela que consumir estos alimentos antes de exponerse al sol favorece un bronceado más dorado y saludable.
Otros alimentos que te ayudarán a conservar el color durante más tiempo son frutas como moras, sandía o melón; verduras tales como el tomate y las zanahorias; y hortalizas como el pepino y las acelgas.

Omega–3
Por ejemplo aceite de oliva. El aceite de oliva no va a ayudar realmente al bronceado, pero al contener Omega–3 dará a la piel un aspecto más saludable. Esta grasa poliinsaturada, presente también en frutos secos, pescado azul y aguacate, aporta elasticidad a la piel y evita la deshidratación posterior típica a la exposición solar. No solo el aceite de oliva tiene alta carga de Omega–3, también destaca su presencia en atún, caballa, salmón y sardinas, así como en la soja o el germen de trigo.

Cereales y legumbres
Los cereales, las legumbres, los fruto secos y la piña son ricos en manganeso, un mineral que se encarga de la absorción de rayos UVA actuando como filtro y bloqueador de los radicales libres y al mismo tiempo ayuda también a la pigmentación de la piel.

Beber líquidos
No es ningún secreto que el sol y el calor deshidratan. Si además se tiene en cuenta que dos tercios del cuerpo humano es agua, la importancia de mantener una hidratación correcta es indiscutible. Es recomendable tomar al menos dos litros de agua al día y combinarlos con zumos naturales no azucarados.
Si estás pensando en tomar alcohol para hidratarte, te equivocas. El alcohol producirá el efecto contrario, ya que deshidrata.

BronceadoMás allá de los consejos alimenticios, desde Playea también tenemos trucos complementarios para mantener el bronceado.

Aftersun
A diario, tras exponerse al sol hay que aplicar crema ‘aftersun‘. La mayoría de marcas tienen una gama con efecto prolongador del bronceado.

Hidratación
La hidratación de la piel con cremas específicas es otro de los trucos fundamentales para cuidar la piel tras ponerse moreno. Una buena dosis de crema hidratante evitará que la piel se ‘pele’ días después de tomar el sol.

A la hora de la ducha
Evita el agua caliente y pásate al agua fría. Además de activar tu circulación sanguínea, una ducha fría combinada con aceite hidratante puede ser un método más para mantener el bronceado. El agua caliente favorece que la piel se renueve más rápido y, por lo tanto, que el bronceado se ‘caiga’ antes.
Por otro lado, a la hora de pasar la toalla, no te exfolies con ella, mejor sécate a golpecitos suaves para no cambiar de piel.

Té al cuerpo
Lavarse la cara con una infusión de té ayudará a prolongar el tiempo del bronceado. Es recomendable que tras su aplicación se hidrate la piel para que no se reseque, ya que es astringente.

Vestuario deslumbrante
Como último cartucho, la agudeza visual y tirar de armario. Hay colores que resaltan el bronceado como el blanco, los neones o el coral.

+ Si te has pasado tomando el sol y te has quemado, conoce cómo curar las quemaduras solares.
Si estás buscando una forma de exfoliar tu piel, busca en Playea.