Un coche atascado en la arena es lo más común en algunas playas. Los vehículos y la arena no son buenos compañeros. Existe cierta facilidad de que las ruedas queden ‘encalladas’ si nos aproximamos mucho a la playa y dejar el coche atascado en la arena. Lo más recomendable es tener siempre prudencia. Aunque se vean otros vehículos estacionados en la arena, no todas las zonas son iguales y un metro más allá o a la izquierda o a la derecha puede estar la trampa. Si a pesar de ser prudente el coche se queda enterrado en la arena y no avanza, sigue estos consejos de Playea.

coche-atascado-playa1. Lo principal, intenta quitar peso del vehículo. Los pasajeros deberán bajarse para aligerar el coche atascado en la arena.

2. En el mismo momento que notes que el coche no avanza y que falla la adherencia, deja de acelerar, porque pisar el pedal derecho solo hará que caves más.

3. Intenta reducir la presión de los neumáticos del eje motor, de este modo conseguirás que la rueda sea más ancha, y con ello que se hunda menos.

4. Es recomendable quitar la arena que esté en la zona de salida del coche atascado en la arena. Básicamente para lograr una superficie plana.

5. Pisa los pedales del embrague y acelerador con suavidad en el arranque. Si notas que el coche no avanza, intenta girar levemente el volante a los lados para ver si así logras más tracción.

6. Si el coche sigue clavado en la arena, la cosa se pone seria. Prueba a poner ramas largas calzando la base del neumático de salida y en el sentido de marcha del vehículo. Si no tienes ramas también puedes probar con las alfombrillas del interior del coche.

coche-atascado-arena7. Si dispones de una cincha, engánchala en un coche que te remolque y si no, que el apoyo humano tire de la correa en el sentido de la marcha -se notará y mucho esta tracción extra-, mucho mejor que empujar desde detrás donde además corres el riesgo de que la arena impacte en quienes te quieren ayudar.

8. Jamás pidas a otro vehículo que te empuje. No va a funcionar y sólo conseguirás dañar los parachoques y quién sabe si también se convierte en un coche atascado en la arena.

9. A pesar de que no sean fáciles de poner en unos neumáticos hundidos en la arena, si podemos colocar las cadenas de nieve, sobre todo las de tela, nos pueden ser de gran ayuda para salir del atolladero.

10. Si ninguno de estos consejos de Playea te son útiles y el coche no se mueve, llama al seguro del vehículo para que te auxilie una grúa.