Que a todos nos gusta que nos de el solecito ya lo sabíamos, que lo echamos de menos cuando en invierno nos falta o nos desplazamos a vivir a una zona poco soleada también, pero, hasta ahora, no sabíamos que todo esto tiene una explicación científica.

Lo que acaba de sugerir un reciente experimento científico realizado con ratones es que los seres humanos estamos genéticamente programados para ser adictos a los rayos UVA. Al parecer, la radiación ultravioleta aumenta los niveles de beta-endorfinas, una suerte de analgésico natural que secreta el cerebro y que produce algo parecido a una euforia moderada, similar al “subidón” que sienten los corredores. Y que el organismo busca repetir una y otra vez, es decir, crea adicción.

Lo cierto es que este mecanismo podría tener sentido en el origen de los tiempos, cuando la exposición al sol era la única manera que existía para sintetizar vitamina D, pero hoy en día esa misma vitamina se puede suplementar de forma muy sencilla, y sin embargo un exceso de exposición a los rayos UVA ya sabemos que puede provocar alguno de los tipos de cáncer más dañinos que hay, los melanomas, o cáncer de piel.

El estudio “muestra de forma concluyente que no existe duda alguna que tomar el sol es adictivo” tal y como afirma el Doctor IanLandells, ex presidente de la Asociación Canadiense de Dermatología.

Así que ya sabéis… Crema protectora, evitar las horas punta de radiación y ¡no abusar!

Fuente: Canada.com

Noticia Original: Los humanos estamos programados para ser adictos a la luz solar