Los juegos de playa son un buen pasatiempo en las horas de sol y playa. Playea os propone hoy tres juegos de playa basados en cartas de naipes. A continuación os explicamos las nociones básicas para jugar a ‘El mentiroso’, ‘El cuadrado’ y ‘La escoba’.

 

Juegos de playa‘El mentiroso’
‘El mentiroso’ es un juego de naipes que se juega con la baraja española y en el que pueden participar entre dos y cinco personas.
El objetivo de los jugadores de ‘El mentiroso’ es quedarse sin cartas. Quien lo consigue consigue puntos ronda tras ronda.
Este es uno de los juegos de playa con naipes más divertido, ya que hay que demostrar la habilidad que tiene cada jugador de mentir. La persona que arranca el juego es elegida al azar y su misión es poner en el tapete, boca abajo, tantas cartas como considere y decir en voz alta cuáles son, por ejemplo, dos doses, tres reyes, etc. El jugador podrá mentir sobre las cartas concretas que ha lanzado. Si el jugador siguiente cree que la tirada de su antecesor es mentira, levantará las cartas. En caso de acertar, el jugador antecesor se quedará con todo el montón. En caso de fallar y encontrarse con lo dicho, el jugador que levanta la jugada de su antecesor se queda con el montón de cartas. Si el jugador siguiente considera que es verdad la jugada de su antecesor, no levantará sus cartas y hará su jugada siguiendo el patrón que marcó el primero (dos doses o tres reyes, etc.).
Cada vez que un jugador se lleve las cartas del montón central, por haber sido pillado en una mentira o por no creerse una verdad, deberá retirar y dejar fuera del juego en un montón separado aquellos grupos de cuatro cartas del mismo número que tuviera entre las suyas, quedando estas cartas fuera del juego.

 

Juegos de playa 4‘El cuadrado’
‘El cuadrado’ es otro de los juegos de playa con naipes (de 40 o 52 cartas) que se juega con al menos cuatro personas, y siempre deben ser un número par.
Este juego se lleva a cabo en parejas y antes de dar comienzo cada una de ellas debe pensar una seña que puede ser un gesto, una acción. También se debe pensar un número, que será el número Pin. Éste servirá para que el otro miembro de la pareja conozca qué carta se busca. Por ejemplo, se tienen tres 4, y falta uno. Si el número Pin es el 6 y se dice “Pin menos 2”, se le dice al compañero qué carta se busca sin que el otro equipo lo descubra.
‘El cuadrado’ arranca repartiendo cuatro cuartas a cada jugador y se ponen otras cuatro sobre el tapete.
El objetivo es ir cambiando cartas con las del centro del tablero: Se coge una y se deja otra. Siempre hay que tener cuatro en la mano y cuatro en el centro del tablero. Cuando ya a nadie le interesan las cartas se retiran y se ponen otras cartas sobre el tapete.
‘El cuadrado’ finaliza cuando alguien logra las cuatro cartas iguales. En ese momento deberá ejecutar la contraseña y será su pareja la que dirá “Cuadrado”. Si alguien del otro equipo descubre la contraseña, puede decir “Corto cuadrado” y, tras enseñar el cuadrado los adversarios, ganarán la partida.

 

Juegos de playa 3‘La Escoba’
Otro de los juegos de playa con cartas clásico es ‘La Escoba’, en el que pueden participar entre dos y cuatro jugadores. El objetivo es hacer bazas de cartas que sumen 15 puntos, teniendo en cuenta que cada una de ellas tiene el valor del número que representa, a excepción de la sota que vale 8, el caballo que vale 9 y el rey que vale 10.
El juego arranca con el reparto de tres cartas para cada jugador y poniendo cuatro cartas boca arriba sobre el tapete. Un jugador juega la carta que más le convenga de entre las que tiene en la mano, poniéndola sobre el tapete y tratando de sumar 15 puntos con esta carta y cuantas pueda de las que están en la mesa. Si lo consigue recoge las mismas, dejando sobre el tapete las cartas sobrantes (las cartas que se recogen se sitúan en un montón junto al jugador boca abajo). Si no consigue sumar 15 o no se da cuenta de que puede sumar 15, se debe deshacer de una carta que colocará boca arriba junto al resto de cartas del tapete.
Si consigue sumar 15 puntos con todas las cartas del tapete se dice que ha hecho una escoba. En ese caso al recoger las cartas para ponerlas con el resto de las bazas ganadas se suele poner una de las cartas boca arriba y cruzada con el resto de sus cartas a modo de marca para poder contar al final de la mano los puntos ganados. Como es lógico el siguiente jugador después de una escoba no podrá hacer baza y se limitará a poner una carta sobre el tapete.