Para los que gustan de disfrutar de la playa para relajarse y desconectar de todo el constante piqueteo de los que juegan a las palas en la playa puede ser muy, muy molesto.

El caso es que la normativa municipal que regula el uso de las playas de Málaga pone fin a esto, y prohíbe jugar a las palas (o al fútbol, o cualquier deporte que pueda molestar) en playas pequeñas, y en cualquiera a menos de 6 metros del resto de usuarios.

En la playa cabemos todos, pero mejor no tener que llegar a estos extremos, respeta a tus vecinos de playa y ¡playea a gusto!

Fuente: La Opinión de Málaga

Noticia Original: A la playa, pero sólo con la toalla