Cada vez son más los museos submarinos que hay en el mundo y que exponen sus esculturas a los playeros que hacen snorkel.

 

El arte no conoce espacio, tiempo, ni lugar. Incluso algunos objetos que en su momento no eran obras de arte, con el tiempo y con el manto del mar se puede transformar en arte. Ocurre así con objetos cotidianos antiguos, como las ánforas romanas o griegas para transformar vino que, tras pasar años bajo el mar, son recuperadas por arqueólogos submarinistas para museos tan increíbles como el Museo Nacional de Arqueología Subacuática de Cartagena, el famoso ARQUA, de los mejores del mundo en su género.

Ocurre también que algunos objetos quedan sumergidos bajo el mar y no se tocan desde que llegaron allí, y encontramos casos como el espectacular barco fenicio hundido junto de la playa de La Azohía, que está sumergido a poca profundidad convenientemente vigilado y que no se toca porque las condiciones de conservación donde está son óptimas.

Y por último, hay lugares en el mundo donde puedes encontrar un auténtico museo sumergido, al alcance sólo de aquellos que se calzan aletas y gafas y se lanzan al agua para disfrutar de él. El artista Jason de Carles “Taylor” es uno de los máximos exponentes del arte submarino. Te invitamos a ver 10 de sus obras más espectaculares de su museo sumergido en las playas de Cancún, porque no tiene desperdicio. Tiene proyectos en marcha en las playas de Granada o Creta. Compártelo si, como a nosotros, te parece alucinante.

1.- Esconder la cabeza: una manera de no asustarse si pasan tiburones

39-overview-jason-decaires-taylor-sculpture

Taylor

2.- La presión inmobiliaria: que no conoce límites y podría encontrar bajo el mar un buen lugar donde expandirse si es que se resuelve el problema de respirar bajo el agua!

Taylor

Taylor

3.- El oficinista: impresiona encontrarte a alguien pasando lista de los peces que pasan…

Taylor

Taylor

4.- La mujer pensativa: una escultura preciosa que conmueve. ¿Haciendo snorkel da tiempo a percibir toda su fuerza? En dos minutos tienes que subir!!

Taylor

Taylor

5.- El ciclista: aunque la bicicleta no es el mejor medio para ir bajo el mar. Si nos gusta pedalear en una barquita de éstas que se alquilan en alguna de nuestras playas, ¿verdad?

Taylor

Taylor

6.- La multitud; no: no están esperando el metro. Más bien forman un banco de personas…

Taylor

Taylor

7.- La mujer enraizada: porque bajo el mar es más conveniente tener los pies en el suelo que en otros sitios y, por si acaso, mejor aún enraizarte fuertemente..

Taylor

Taylor

 

8.- A mesa puesta. Tranquilidad: no son alimentos perecederos. Es, simplemente, un bonito bodegón sobre una mesa. Los peces son los que comen allí las plantas submarinas que se han ido depositando.

jdectaylor-0080_jason-decaires-taylor_sculpture

Taylor

9.- La inercia: Que es lo que ocurre cuando dejamos que la rutina se apodere de nosotros y no damos pie a la imaginación o a la búsqueda de buenos y nuevos hábitos.

Taylor

Taylor

10.- El ángel del mar: una imagen espectacular, ¿verdad?

Taylor

Taylor

 

Puedes ver el resto de esculturas en la web del propio autor, haciendo click aquí. Espero que te haya gustado porque una playa también es lo que hay bajo el mar, cerca de ella.