Ranking de las playas con más socorristas y señalización de banderas

El pasado verano elaboramos un informe en el que detallamos cuáles de entre las playas españolas prestaban mayor atención a la seguridad, lo que se traduce en medios de prevención y salvamento, y entre ellos, las banderas de señalización y los socorristas.

Cantabria, País Vasco y Valencia son las comunidades autónomas con mayor porcentaje de playas que toman estas medidas de protección. Solamente en julio de este año, 32 personas murieron ahogadas en piscinas, playas y ríos, demostrándose que son necesarias este tipo de medidas además de una mayor concienciación de los usuarios playeros sobre aspectos de seguridad. No resulta sorprendente ver una playa con olas impresionantes, la bandera roja izada y algunos atrevidos lanzándose al agua, poniendo en riesgo su propia vida y la de aquellos que podrían ir a rescatarles.

Pero esa es una parte de la responsabilidad de los incidentes. La otra es la necesidad de que nuestras administraciones protejan, informando del estado del agua en la medida de lo posible e invirtiendo en información y medios para salvar vidas en nuestras playas.

Un 35,28% de las playas españolas (1.217) están protegidas con la presencia de socorristas titulados y de banderas de señalización. Según nuestros datos, 1.367 arenales tienen socorristas y 1.427 cuentan con banderas para indicar el estado del mar.

Cumplir con las indicaciones de estas señales, así como las de las autoridades locales, es esencial para evitar situaciones de riesgo como las vividas este verano en la costa central y sur de Cataluña, donde ondeaban banderas rojas y amarillas. A causa del mal estado del mar, dos bañistas perdieron la vida en las poblaciones de Salou y Cambrils (Tarragona).

Galicia (210), Andalucía (195) y Cataluña (191) son las comunidades autónomas que tienen más playas y calas con socorristas y banderas.

Sin embargo, en proporción al número total de arenales de cada región, son Cantabria (70,13%), Euskadi (59,7%) y la Comunidad Valenciana (56,1%) las comunidades autónomas que tienen más en cuenta este aspecto. Es también el caso de Melilla, ya que siete de las ocho playas de la ciudad autónoma proporcionan estas medidas de seguridad a los veraneantes.

En cambio, las playas de Canarias (14,68%), Islas Baleares (21,51%) y Ceuta (25%) son las que más carecen de estos servicios. En algunos casos, estas situaciones se deben al aislamiento de buen número de sus playas.

Son varios los medios que se hicieron eco de este ranking en verano, entre ellos muchos medios nacionales como Europa Press, Onda Cero, 20 MinutosEl Economista, La Información,…  o medios más locales como Ciutat o El Diario Montañés.

La presencia de banderas y socorristas, expertos en salvamento y primeros auxilios, aporta un plus de seguridad a los bañistas. Muchos usuarios de Playea, especialmente familias con niños, ya utilizáis nuestra base de datos para encontrar las playas más seguras cerca de tu hotel o apartamento”. Sin embargo, la precaución sigue siendo un deber indispensable de cada bañista para disfrutar de un día de playa sin sustos.

En general, la calidad de las playas españolas queda reconocida con las banderas azules otorgadas como certificado por ADEAC-FEE. En 2014, España fue el país europeo que recibió más sellos, seguido de Grecia, Turquía y Francia. En total, 573 arenales fueron acreditados no sólo por su seguridad y servicios, sino también por la información y educación ambiental, la calidad del agua y la gestión ambiental.

En Playea recomendamos seguir las medidas de seguridad que Protección Civil y Cruz Roja ponen a nuestra disposición durante los meses veraniegos para aumentar la seguridad en las playas.

Torres de vigilancia, motos acuáticas, casetas de vigilancia y banderas son parte del equipamiento necesario para aumentar la protección de los bañistas.

La campaña “Este verano quiérete mucho” impulsada por Cruz Roja hace hincapié en la precaución por parte del veraneante. Se recomienda no tirarse de cabeza en lugares de fondo desconocido, vigilar en todo momento a los niños, no adentrarse en el mar hasta dos horas después de comer, nadar en paralelo a la línea de la costa para no alejarse de la zona de baño y salir del agua en caso de no encontrarse bien o de malestar.

Un capítulo aparte es el de las banderas que ondean en 1.427 playas españolas. Las de color verde permiten el baño, las amarillas recomiendan precaución ante corrientes medianamente fuertes o agua sucia y las rojas prohíben entrar en el agua. En algunas costas aún hay otra señal, la bandera lila, que indica la presencia de plagas marinas como las medusas.

Tomemos conciencia para poder exigir a nuestras administraciones las mejores medidas para disfrutar de baños seguros en nuestras playas.