Las algas comestibles son un recurso que el mar lleva a las playas y que cada vez están más de moda

Las algas son un recurso que cada vez más, está siendo aprovechado para comer. No todas las algas son algas comestibles ni tampoco tienen todas el mismo gusto. En Playea suponemos que dependerá mucho de la receta o del master chef de turno que las prepare.

Lo cierto es que las algas comestibles tienen buenísimas propiedades alimenticias, haciéndolas un alimento saludable. También se utilizan como abono para los cultivos pues dan al suelo nutrientes que pueden mezclarse con otros abonos .

algas comestibles_PlayeaTampoco son un invento nuevo en nuestra dieta, pues desde muy antiguo se tiene documentación de cómo obtenerlas en la playa (especialmente en Asia, pero también en Europa y en España) y, después, como almacenarla, conservarla y distribuirla. Los usos cosméticos también son muy conocidos, aunque queremos compartir contigo de dónde vienen las algas comestibles que terminan en tu mesa.

algas comestibles_Playea

En la actualidad, hay  tres empresas en España que se dedican a la elaboración y distribución de algas comestibles. Estas son Agar de Asturias, HHispanagar e Industrias Roko; las tres utilizan especialmente un alga roja cuyo nombre técnico es Gelidium y que compran todo lo que pueden a todo aquel que recoja, seque y venda las algas.

El ocle, como se llama comúnmente este alga, es algo que se recoge en España desde hace mucho tiempo para fabricar el agar-agar, pero cada vez más gente se dedica a recoger estas algas en las orillas de las playas para tener alguna actividad económica fuera de la temporada de verano.

algas comestiblesHay algunos lugares donde esto comienza a convertirse en una actividad económica de peso, como ocurre en Asturias. Y más concretamente en la zona de Llanes. Allí, en septiembre, las corrientes arrancan del fondo marino estas algas y la llevan a la playa, donde como decimos cada vez más gente las recoge a mano para meterlas en cesto o, también, con maquinaria agrícola como tractores. Recogidas estas algas comestibles, el siguiente paso es secarlas. Algunos las llevan a fincas del interior, donde las extienden y agrupan por días para asegurar su secado. En la propia Llanes es habitual ver los montones en parcelas y fincas en esta época del año, donde se busca que el viento del mar haga el trabajo.

El precio del ocle no para de subir y la competencia en las playas para recogerlo y tener así una fuente de ingresos adicional a los medios habituales de la ganadería y la agricultura, cuando el verano ya se fue, lo convierte en un valor en alza que se empieza a regular.

Son las empresas del sector las que recogen el alga seca y la elaboran para hacer piensos, abonos y para la línea de producción que la va a destinar a la alimentación y que convierten al ocle en uno de los ingredientes típicos de las personas vegetarianas pero, cada vez más, en un alimento situado en un lugar creciente en la alta cocina.

¿Y tu? ¿Has comido algas alguna vez? Recuerda que…

– Las algas son ricas en nutrientes como vitaminas y sales minerales.

– No se conocen algas venenosas en el mar, aunque algunas tienen ácidos que irritan el estómago y las paredes intestinales. En los ríos sí hay algunas algas tóxicas.

– Si las has cogido tu, antes de prepararlas tienes que lavarlas con abundante agua dulce para eliminar la sal.

– Puedes congelarlas (aunque perderán propiedades organolépticas), pero lo recomendable es comerlas pronto después de cogerlas: tienden a pudrirse fuera del mar.

– Cuando las recojas, rechaza las que tienen mal olor y limítate a coger las que huelen a mar. Las mejores algas comestibles son las que son suaves y firmes cuando las tocas. Estrújalas antes y si dan mal olor u olor ácido, son de las que irritan el estómago.

¿Compartes tu receta con nosotros?