El verano es tiempo de surf, probablemente el deporte playero por excelencia. Y en el “CosmicChildren Festival 2014”, celebrado el mes pasado en la playa de Liencres, Cantabria, han logrado ser el nexo de unión de la cultura surfera. Y es que este festival se diferencia de tantos otros en juntar a generaciones distintas de apasionados por el surf, o simples admiradores de este deporte y su cultura.

sonia-alvarez-17-900x900Así, este año, el evento se ha centrado en los shapers, que son las personas encargadas de dar forma a las tablas y han contado con la participación de algunos de los mejores llegados desde  Canarias, Cantabria, Asturias, Galicia, Guipúzcoa, Cataluña y Francia.

Durante la jornada del sábado, se pudieron ver en el agua tablas antiguas de diferentes partes del mundo, algunas de profesionales como Nat Young (Australia) que contaba con más de 40 años de antigüedad, y otras como las de los primeros shapers que comenzaron a trabajar en España a finales de los 60. También se presentaron varias tablas experimentales y prototipos que mostraban las tendencias y las nuevas formas en las que se está trabajando para innovar en el surf.sonia-alvarez-1-900x716

La jornada del domingo se centró en acercar el deporte del surf a colectivos de personas que por razones físicas, sociales o económicas pudiesen pensar
que no es un deporte apto o accesible para todo el mundo, con la colaboración de la ONG “Olas sin barreras”, para pasar después a realizar una serie de actividades lúdicas como el el TagTeam Pura Vida, una prueba por equipos en la que se premia el humor, la originalidad la puesta en escena y el surf de los miembros de cada equipo.

Más información: Crónica del CosmicChildren Festival 2014