Playa de Las Canteras: el lugar donde la bestia se enfrentó a la obsesión

La Playa de las Canteras es una playa de ensueño, de arena dorada y fina que se extiende por algo más de 3 kilómetros de paseo que invitan al baño, a disfrutar del mar, a observar a los surferos cuando hay olas y, siempre,  a dejarse llevar por la deliciosa climatología de Las Palmas de Gran Canarias.Costa Rica 2014 30 Abril 191

Si: es una playa urbana, en Las Palmas de Gran Canarias, considerada como una de las mejores playas urbanas del mundo; se muestra acompañada de un paseo marítimo sin fin flanqueado por edificios diversos y salpicados de palmeras verdes que ofrecen su sombra al que se acerca.

En su parte central, especialmente en la bajamar, algo asoma por encima de sus aguas. ¿Inquietante? No: a distintas distancias de la arena asoman algunas rocas de la piedra que, antaño, le dio el nombre a esta playa.

Y, sin embargo, en la Navidad de 1.954 si asomó algo inquietante, que emergía lentamente de las aguas y se desplazaba pesadamente por ellas. Moby Dick, el clásico de Herman Melville, se llevó al cine entre las aguas de esta playa y las de la isla de Madeira. Varias escenas de los balleneros portugueses fueron tratadas en la película como una parte más, de manera que las imágenes de la obsesiva persecución del Capitán Ahab a la ballena blanca, interpretado por Gregory Peck, fueron en buena parte reales, participando en ellas, a través de su lente, el propio Director, John Houston.

Moby DickOrson Welles, James Robertson Justice, Richard Basehart y Leo Genn, entre otros, fueron los actores que participaron en esta sensacional película y que lucharon desde su barco contra la ballena en estas aguas canarias. Para hacerlo, los carpinteros del lugar crearon una réplica en madera de 65 metros de largo, y trabajaron con mimo construyendo las barcas balleneras que se usaban a mitad del siglo XIX.

Era frecuente ver a Gregory Peck pasear por la arena, repasando su papel sin quitarse la pata de palo que luce su personaje enfundada en una de sus piernas. Desde muy temprano, los rodajes se iniciaban con el ritual de atraer a las gaviotas con las barcas balleneras repletas de pescado, mientras un remolcador arrastraba a la inmensa Moby Dick de madera, haciendo que ésta navegara mecida por las olas.

Un muñeco, enredado a la ballena en los cabos de los arpones lanzados contra su costado,dio el toque final siniestro a la lucha suicida del capitán contra la ballena blanca, uniéndoles para siempre. Uniendo para siempre a la bestia con el obsesivo capitán. Y uniendo también en su historia a la Playa de las Canteras. Hoy las ballenas son animales en peligro de extinción. Y la Playa de las Canteras contempla como son los surfistas quienes, hoy, navegan sobre las olas del mar.