Una situación de emergencia se puede dar en cualquier momento. ¿Sabrías cómo actuar?  Desde Playea recopilamos diez posibles casos de emergencia que te puedes encontrar en una playa (o en tu día a día) y los primeros auxilios que debes poner en práctica.

Primeros-auxilios-playa-emergencias

Si no sabes cómo actuar, limítate a pedir ayuda

Lo más básico es tener en cuenta qué se debe hacer y qué no si nos encontramos en tal tesitura. Ante todo, hay que mantener la calma. Llama al 112, que es el teléfono de Emergencias en todo el territorio nacional. Comprueba que el lugar donde está el accidentado y tú es seguro y no hay riesgo. Es decir, procura alejaos de la orilla; si es verano evita que os dé el sol directamente, etc. Debes ser consciente del estado del accidentado y su gravedad, si es inevitable y no te ves capacitado para auxiliarlo, espere a los equipos de rescate. En caso de accidente de tráfico utiliza prendas reflectantes.

Lo que nunca debes hacer… No arriesgues tu integridad por auxiliar a una persona. Es decir, si ves a alguien que se está ahogando, hay mucho oleaje y no eres un gran nadador, es mejor que des la voz de alarma y no te conviertas también en víctima. Desde Playea insistimos, no actúes si no estás seguro de lo que vas a hacer o no tienes claro cómo auxiliar. En caso de haber varias víctimas no te centres en la más cercana o en el clásico ‘mujeres y niños primero’. Intenta evaluar cuál es la más grave que pueda recibir tus primeros auxilios. Jamás ofrezcas medicación a una persona accidentada, ya que puede ser perjudicial.

Teniendo claro las indicaciones básicas, vamos con los diez casos:

 

1. Hipertermias: calambres musculares, insolación y golpe de calor

–– Qué hacer

– Llama al 112 y pide ayuda. Observa si respira. Si no respira o su respiración es ineficaz (boqueos, escaso movimiento torácico), inicia maniobras de reanimación cardiopulmonar.
– Retira a la víctima del ambiente caluroso (llévalo a una sombra o a un lugar fresco con corriente) y manténla en reposo.
– Túmbala y eleva sus piernas (posición antishock) para favorecer la llegada de sangre al cerebro.
– Si la temperatura corporal es muy elevada, quítale la ropa y comienza a enfriar su cuerpo con compresas mojadas en agua fría o tapándola con una sábana mojada, sobre todo en ingles, axilas y pecho.
– Si el único síntoma que aparece son los calambres, masajea la zona favoreciendo la recuperación del músculo.

– Si la víctima se encuentra consciente y orientada, dale agua o bebidas isotónicas con azúcar.
– Si consigues bajar la temperatura corporal alrededor de los 37,5ºC, coloca a la víctima en posición lateral de seguridad.
– Reevalúa de manera continua el estado general de la víctima y presta atención a los cambios en el nivel de consciencia y respiración.

–– Qué no hacer

– Dejar sola a la víctima.
– Enfriar directamente con hielo, ya que podría causarle quemaduras.
– Dar comida ni bebida si no se encuentra consciente.
– Usar pomadas ni aerosoles en los calambres musculares, ya que no son útiles.

– Dar bebidas carbonatadas ni con alcohol para rehidratar a la víctima, los gases y el alcohol pueden provocar vómitos, que favorecen la deshidratación.

– En caso sólo disponer de bebidas azucaradas con gas, batirla o agitarla para quitarlo.

 

2. Lipotimia

–– Qué hacer

– Evita que la víctima caiga al suelo y túmbala.

– Si ya estuviera en el suelo, colócala tumbada boca arriba y elévale las piernas unos 45º, posición antishock.

– Facilita a la víctima que respire sin ninguna dificultad (aflojando bañador, cuellos, corbatas, cinturones, sujetadores, etc.).

– Consigue un ambiente fresco y con aire limpio.
– Evita aglomeraciones de gente a su alrededor.
– Controla los signos vitales y anótelos.
– Si pudo golpearse al caer, revisa en busca de heridas o contusiones.
– Cuando la víctima se haya recuperado por completo, siéntala despacio antes de ponerla de pie y aguarda un rato en esa posición para comprobar que no se repite el mareo.

–– Qué no hacer

– Dar de comer ni beber a la víctima hasta que se haya recuperado totalmente, ya que puede atragantarse con mucha facilidad.

– Administrar medicamentos.

– Permitir que se levante bruscamente.

 

3. Ahogamiento

–– Qué hacer

– En lugares donde haya socorristas, llama su atención e indica el lugar.

– Si es posible, extrae a la víctima del lugar donde se está produciendo el suceso. Si no sabes nadar abstente de iniciar el salvamento y llama al 112.

– En caso de haber podido sacar a la víctima, valora su nivel de consciencia. Si está inconsciente, llama al 112.

– Observa si respira. Si no respira o su respiración es ineficaz (boqueos, escaso movimiento torácico), inicia maniobras de reanimación cardiopulmonar.

– Maneja a la víctima como si existiera lesión de la columna cervical.

–– Qué no hacer

– Intentar rescatar a la víctima si no sabes nadar.

primeros-auxilios-playa-socorrista-playea

Un socorrista vigila la playa desde la arena

4. Síncope o desmayo

–– Qué hacer
– Si la víctima no responde, valora su respiración. Si ésta está ausente o es ineficaz (boqueos, escaso movimiento torácico o con poca frecuencia) realiza reanimación cardiopulmonar. Si la víctima no se recupera, pero va respondiendo, colócala en posición lateral de seguridad.

– Controla signos vitales y anótalos.

– Cuando la víctima se haya recuperado por completo, siéntala despacio antes de ponerla de pie y aguarda un rato en esa posición para comprobar que no se repite el mareo o la pérdida de conocimiento.

– Intenta averiguar qué estaba haciendo la víctima (especialmente algún esfuerzo), si ha comido y enfermedades que padezca.

– Si pudo golpearse al caer, revisa en busca de heridas o contusiones, y proceda según la lesión.

–– Qué no hacer

– Dar de comer ni beber a la víctima hasta que se haya recuperado totalmente, ya que puede atragantarse con mucha facilidad.

– Administrar medicamentos.

– Permitir que se levante bruscamente.

 

5. Atragantamiento

–– Qué hacer

– Avise al 112. Si la víctima puede toser, anímala a que tosa.

– Si la víctima no puede toser o ya no tiene fuerza para ello, pero sigue consciente, inicie compresiones abdominales. Para ello, maniobra de Heimlich:

Colócate detrás y abraza a la víctima por la espalda con los dos brazos. En esta posición y de pie, coloca una mano cerrada apoyando el puño con el pulgar sobre el abdomen, justo por encima del ombligo y por debajo del final del esternón y la otra recubriendo la primera.

Inclina a la víctima hacia delante para facilitar la salida del objeto causante de la obstrucción.

Presione en ese punto, en dirección hacia dentro y hacia arriba.

En embarazadas, personas obesas o menores de un año las compresiones abdominales son sustituidas por compresiones torácicas. El lugar de compresión será en el centro del pecho, que es la mitad inferior del hueso central del pecho de la víctima o esternón.

En los menores de un año, coloca al bebé boca abajo, con la cabeza más baja que el resto del cuerpo, sobre uno de sus brazos apoyado en sus piernas. Alterna cinco golpes fuertes entre las escápulas con cinco compresiones torácicas, con dos dedos, en el centro del pecho. Observa tras cada golpe, si sale el objeto. Ten especial precaución sujetando al bebé.
– Si la víctima perdiera el conocimiento:

Alerta al 112 o pida a alguien que lo haga.

Túmbala en el suelo boca arriba, colócate a su lado de rodillas e inicie compresiones torácicas de la misma manera que si de una parada cardiorrespiratoria se tratase.

Continúa con ellas hasta la llegada de los servicios de emergencia médicas, hasta que se agote y no pueda continuar o hasta que la víctima tenga signos de vida, es decir, respire, tosa o se mueva.

–– Qué no hacer

– Administrar los primeros auxilios a una persona en fase de atragantamiento si la persona se encuentra tosiendo y es capaz de hablar, ya que con tan solo la tos, puede desalojar el objeto de forma espontánea.

– Realizar compresiones abdominales a menores de un año, podría provocarles daños mayores.

– Realizar las compresiones fuera del lugar indicado, pues podría producir daños en costillas o intestino.

– Intentar extraer el cuerpo extraño con los dedos a ciegas del interior de la boca.

Primeros-auxilios-playa-playea

Las picaduras de medusa son una de las principales amenazas de las playas

6. Picaduras y mordeduras

–– Qué hacer

– Debes ser cauteloso al comer en espacios abiertos, en especial con las bebidas azucaradas o en áreas alrededor de colectores de basura que a menudo atraen a los insectos.

– Utiliza repelente (cremas o aerosoles) de insectos.

– Utiliza ropa que cubra tus partes expuestas (calzado cerrado, botas altas y pantalones largos, sobre todo en zonas con maleza, matojos y áreas rocosas.

– Si tiene alergias serias a picaduras o mordeduras de insectos:

Lleva contigo un botiquín de emergencia, breve informe de su alergia y la medicación prescrita por su médico.

Informa a tus amigos y familiares de tu problema alérgico y de cómo utilizar la medicación en caso de que tenga una reacción.

–– Qué no hacer

– Hurgar en zonas de anidamiento de insectos.
– Realizar movimientos rápidos y bruscos cerca de colmenas o nidos de insectos. Usar perfumes y ropas con colores claros y llamativos.
– Utilizar repelentes que sean inapropiados para insectos.

– Usar ropa que deje al descubierto gran parte del cuerpo.

 

7. Golpe en la cabeza

–– Qué hacer

– Ante cualquier impacto violento en la cabeza y con la presencia de cualquier síntoma, llama al 112.

– Mantén la calma y controla la situación.

– Coloca a la víctima boca arriba, elevándola en bloque. Si no fuera posible la elevación en bloque, eleva la cabeza y los hombros manteniendo inmóvil el eje cabeza-cuello.

– Facilita la respiración abriendo camisas o retirando cualquier ropa u objeto que pueda dificultar la respiración o el manejo de la víctima.

– Si la víctima está consciente, intenta averiguar qué ha sucedido, cómo se siente, en busca de algún síntoma.

– Si la víctima está inconsciente, llama al 112. Observe si respira. Si no respira o su respiración es ineficaz (boqueos, escaso movimiento torácico), inicia maniobras de reanimación cardiopulmonar.

– En caso de fractura en cara coloque hielo local protegido con un paño.

– Si hay hemorragia, tápala inmediatamente y coloca un vendaje circular que sujete y comprima el apósito, o bien realiza presión con la mano sobre el punto sangrante hasta que deje de sangrar. En caso de fractura, ten cuidado con la presión para evitar lesionar más a la víctima.

– Vigila la respiración de la víctima, y si está alterada, prepárate para iniciar maniobras de resucitación si fuera necesario.

– En caso de traumatismo leve en cráneo, coloca hielo local protegido con un paño en los primeros minutos.

–– Qué no hacer

– Dar de comer o beber a la víctima.

– Dejar sola a la víctima aunque los síntomas desaparezcan.

– Movilizar el cuello aunque el golpe no haya sido directamente ahí.

– Taponar las orejas si sale líquido o sangre por ellas.
– Quitar el casco del motorista, si no lo ha hecho nunca.

primeros-auxilios-playas-playea

El 112 es el número de Emergencias en todo el territorio nacional

8. Intoxicación por alimentos

–– Qué hacer

– Mantén la calma y pregunta a la víctima por recientes ingestas de alimentos. Valora continuamente la inconsciencia y la respiración:

Si la persona está inconsciente y no respira o la respiración es ineficaz (escaso movimiento torácico o con poca frecuencia), realiza maniobras de reanimación cardiopulmonar. Si está inconsciente y respira, colócala en posición lateral de seguridad y vigila la respiración.

– Indaga sobre antecedentes médicos previos (tratamientos y enfermedades, alergias) y circunstancias del suceso.

– Infórmate sobre si hay otras personas afectadas.

– Anima al vómito sin provocarlo si la víctima está consciente y alerta. En caso contrario, podría aspirar el vómito o atragantarse.

– Si la víctima vomita, lateraliza su cabeza, con control cervical si sospechas traumatismos asociados.
– Evita que restos del vomito pueden reintroducirse en la vía respiratoria. Limpia en profundidad la boca, asegurándote de que no queden restos.

– No elimines los restos del vómito para que los sanitarios del servicio médico extrahospitalario puedan observar sus características y recogerlos para su análisis posterior.

– Busca otros signos asociados a la intoxicación.
– Coloca a la víctima en la posición más favorable (ver capitulo Posiciones de espera).

–– Qué no hacer

– Dar de comer, beber o fumar.

– Abandonar a la víctima.

 

9. Intoxicación por abuso del alcohol

–– Qué hacer

– Evita el enfriamiento de la persona.

– Si está consciente, contesta adecuadamente a las preguntas y no existe riesgo por alteración de conducta, busca una persona que se haga cargo de su observación y traslado a domicilio.

– Si el paciente tiene lesiones asociadas, solicita ayuda al 112.

– Si el paciente está inconsciente, vigila la respiración y evita que la víctima se ahogue con su propio vómito en posición lateral de seguridad.

– Indaga sobre antecedentes médicos previos y circunstancias del suceso.

–– Qué no hacer

– Dar de comer, beber o fumar.

– Abandonar a la víctima.

 

10. Parto de urgencia

–– Qué hacer

– Conserva la calma y asegura el entorno. Llama al 112.
– Pregunta a la mujer la hora de inicio, frecuencia e intensidad del dolor, semanas de embarazo, número de partos anteriores, complicaciones o enfermedades previas.

– Valora la pérdida de líquido o sangre, coloración y cantidad aproximada.
Si el parto es inminente y los servicios de emergencias no han llegado, prepárate para asistir:

– Colócala en un lugar lo más tranquilo, cálido e íntimo posible; en decúbito supino, con las piernas flexionadas y separadas.

– Abrígala, retirando ropa mojada o que dificulte el parto.
– Lávate las manos.
– Tranquiliza y anima a la futura mamá a empujar solo en el momento de la contracción y no entre éstas. Cuando visualices la cabeza del feto, da protección a la zona inferior (periné) con una mano, para evitar desgarros. Con la otra mano, sujete la cabeza del feto. No tire, solo acompañe su salida.

– Si el cordón rodea la cabeza del feto, trata de retirarlo sin romperlo. Si no puedes, ata fuertemente dos cordones separados entre sí, con dos nudos cada uno, y corta el cordón por el medio de los nudos.

– Ayuda, sin ejercer fuerza, a rotar 90º la cabeza del feto: comenzará a ladearse sola.

– Acompaña, sin tirar, la salida del hombro superior del feto; posteriormente, la del inferior, e inmediatamente, la salida del resto del cuerpo.

– Sujeta firmemente el cuerpo del recién nacido, puede resbalarse.

–Abriga inmediatamente al recién nacido, no la limpies, y colócalo sobre el pecho de la madre.

­– Ata fuertemente un cordón, con dos nudos, a un palmo del recién nacido; y un segundo cordón, igualmente, a dos palmos.

– Valora el estado del recién nacido y de la madre: consciencia y respiración. Prepárate por si fueran necesarias maniobras de reanimación cardiopulmonar.

– Felicita a la madre, informa inmediatamente del sexo y estado del recién nacido. Felicítate a ti, no es un trabajo fácil.

– Espera el alumbramiento (salida de la placenta) 30 minutos después, y guárdala.

–– Qué no hacer

– Introducir compresas en los genitales de la madre.

– Comprimir el abdomen de la madre.
– Traccionar del feto o del cordón durante el parto.

 

Los-vigilantes-de-la-playa-pamela-anderson-kelly-rohrbach-baywatch

Los vigilantes de la playa

 

Seguro que leyendo este post de primeros auxilios has recordado la serie ‘Los vigilantes de la playa’. Si te gustaba y quieres saber el último ‘drama’ de Pamela Anderson, estás de suerte: Te lo contamos aquí.