En Playea somos unos enamorados de las playas, eso es obvio, y por esta razón nos llena de alegría ver como la gente disfruta de las playas, como en la pasada noche de San Juan, donde cientos de miles de personas se lo pasaron en grande saltando hogueras y quemando mal fario (nosotros nos lo perdimos… ¡cosas de ser una startup!).

Lo que ya no nos gusta nada es ver el estado en el que quedaron la mayoría de las playas a la mañana siguiente.

Es una lástima que no nos acostumbremos a llevarnos la basura que generamos, por mucha aglomeración de gente que haya, se puede y se debe hacer.

En las playas urbanas, como por ejemplo las playas de la zona de Barcelona, la cosa se soluciona con el servicio de limpieza urgente, que a modo de ejército, invaden las playas a la mañana siguiente y las dejan en estado de revista, pero lamentablemente esto se repite en casi todas las playas, y muchas de ellas ni tan siquiera tienen servicio regular de limpieza, lo que significa que todos esos desperdicios terminarán, tarde o temprano, en el mar.

Lo peor de todo es que, a tenor de lo que dice el ayuntamiento de Barcelona, este año han pasado la noche de San Juan en la playa 4.000 personas menos que el año pasado, y, sin embargo, se han recogido dos toneladas más de residuos, es decir, menos gente, pero más cochina.

Fuente: El Periódico

Noticia Original: Las playas de Barcelona limpias para los bañistas después de la verbena de Sant Joan